‘Mafias’ y ‘milicias’ han puesto de rodillas al Líbano, dicen activistas

Dentro de un pequeño salón de clases de secundaria, Georgette Abushahla ha abarrotado todas las pertenencias de su vida . Dos pequeños sofás se doblan como camas para ella y su marido.

«En este momento, no tengo una casa porque fue destruida por la explosión del puerto», dijo a CNN, refiriéndose a la explosión que arrasó el puerto en Beirut en agosto pasado. «¿Qué puedo decir? Doy gracias a Dios por lo que tenemos».
Las ollas y sartenes están inactivas en los estantes destinados a los libros escolares. No tiene cocina en la escuela cerrada y depende de Nation Station, una organización benéfica de base, para llevarle comidas calientes tres veces por semana.
Los jóvenes y modernos voluntarios del grupo viajan en ciclomotores de color naranja, llamando a las puertas de los más necesitados y vulnerables de su vecindario.
Visit151